jueves, septiembre 04, 2014

La respuesta campesina e indígena a la nueva “Ley Monsanto” de Bachelet y ministro Furche


Por Lucía Sepúlveda Ruiz

Un representativo grupo de comunidades campesinas e indígenas y de profesionales del agro y la salud se reunió en Santiago el pasado 7 de agosto en el taller “Comunidades, Agroecología y Políticas Públicas”. “Necesitamos políticas públicas generadas desde las bases campesinas,  mediante consultas vinculantes, para poder avanzar en la agroecología y la agricultura orgánica” señala la conclusión general de  los miembros de 43 organizaciones venidos de Arica a Coyhaique. Las comunidades exigen que el Estado dé prioridad a la relación con los pequeños productores y oriente su esfuerzo hacia  las economías locales, vez de seguir apoyando el uso de insumos altamente contaminantes y  los agronegocios orientados a la exportación.  Asumen que una  Asamblea Constituyente aseguraría estos cambios, pues se requiere instalar en una nueva Constitución el concepto de soberanía alimentaria: el derecho a decidir qué producimos y cómo, de acuerdo a nuestra cultura y necesidades.
En dirección opuesta a estos planteamientos, el ministro de agricultura,  Carlos Furche acaba de anunciar el relanzamiento de la Ley de Obtentores (“Ley Monsanto”), y el inicio de una ronda de reuniones en  las que “informará”  acerca de los cambios al proyecto de ley. 
Ley de protección de la semilla campesina
Las comunidades campesinas, reunidas en el Hogar del Maestro, ahora coordinadas en red y apoyadas por organizaciones sociales y ambientales,  rechazan cualquier nueva Ley de Obtentores porque el objetivo de esa ley, es promulgar el nocivo Convenio UPOV 91, nefasto para la agricultura familiar campesina.  Proponen en cambio  que el Estado legisle a favor de la producción y venta de semillas nativas/tradicionales que ellos y ellas usan, y poner fin a  la imposición por las entidades del agro (INDAP vía Prodesal y PDTI),  de paquetes tecnológicos  con agrotóxicos y semillas híbridas (“mejoradas” de alto precio), registradas por los obtentores. La visión de los asistentes es que las leyes y normativas actuales están hechas para desalentar la producción y venta de alimentos sanos. El sistema de compras públicas excluye a los productores orgánicos y agroecológicos y para vender se exigen  resoluciones sanitarias inadecuadas a la realidad local, y  costosas certificaciones obligatorias.
Así lo expresaron en la jornada con mucha fuerza, entre otros, organizaciones campesinas y/o locales como la Comunidad de Agricultores de Aguas del Canal Azapa (Arica); la Asamblea por el Agua de Guasco Alto; el grupo Juvenil Paz y Progreso (Melipilla), la Asociación de Mujeres La Esperanza; y la Federación Campesina El Carmen (de Ñuble); la  Red de Turismo mapuche de Likanray, el colectivo MapuExpress  y la Red de Semillas Libres del Wallmapu. Cuidadores y cuidadoras de semillas locales del norte, centro y sur del país, que rescatan variedades de tomates, paltas, arvejas, uvas,  ilustraban “en vivo” la importancia de la hoy escasa semilla, para el ciclo de la vida y para la producción campesina.
Ley de Prohibición de plaguicidas
La asamblea plenaria concordó además que se requiere una ley que prohíba los plaguicidas altamente  peligrosos y los insecticidas neonicotinoides,  responsables de la muerte de abejas, aspecto al que contribuyó especialmente  la Red Nacional Apícola, partícipe del encuentro. El taller se había iniciado con exposiciones y debate sobre políticas públicas preventivas en salud y los negativos impactos de los agrotóxicos en el ambiente y la salud de los seres humanos, a cargo de  la doctora Clelia Vallebuona del Departamento de Epidemiología del Ministerio de Salud y de María Elena Rozas, de RAP-Chile.  También se abordaron los peligros representados por la “Ley Monsanto” y la posible expansión de los cultivos transgénicos al mercado interno.
Ley de Moratoria a los transgénicos
En las conclusiones se sostuvo que es imperativo que el Congreso apruebe una ley de moratoria a los cultivos transgénicos y a los semilleros de exportación, y  lograr que los alimentos procesados fabricados con transgénicos sean etiquetados.  
Este tema estuvo en el centro de la preocupación de las asociaciones y redes de agricultores orgánicos presentes, entre ellas BioBio orgánico, una de las organizaciones fundadoras de la campaña Yo No Quiero Transgénicos en Chile. En el taller participaron también asociaciones de las regiones de Valparaíso, Los Ríos y Los Lagos, así como Chiloé Orgánico, la Asociación de Productores Orgánicos de Paillaco, y Tierra Viva, pionera del movimiento orgánico en Chile.
Dirigentas nacionales de la Asociación Nacional de Mujeres Rurales e Indígenas (ANAMURI) expusieron y contribuyeron sustantivamente a esta discusión en defensa de la semilla, en la que hubo también lideresas de Curicó, Vichuquén, Quellón, Puerto Montt, y Coyhaique.
Se contó además con la visión entregada por miembros de capítulos chilenos de organizaciones internacionales como la  Red de Semillas Libres, que se está extendiendo en diversas regiones de Chile, abarcando a jóvenes rurales y urbanos;  Slow Food; RAP-AL, CLOC/Vía Campesina, Pacto Mundial Consciente, y el movimiento de la Permacultura.
Ciencia con ética
La doctora Liliana Zúñiga, de la Facultad de Medicina de la Universidad Católica del Norte (Coquimbo), integrante del movimiento “Más Ciencia para Chile”, resumió dos de sus importantes investigaciones sobre impactos de los plaguicidas, y sobre biomonitorización en la región de Coquimbo, dejando en claro que “aún hay científicos con ética que deseamos hacer ciencia que ayude a las comunidades”.
Por su parte los asistentes se comprometieron a impulsar y promover las ferias itinerantes y estacionales, la certificación autónoma y participativa;  la recuperación y extensión de  prácticas tradicionales como el intercambio de semillas, el trueque, y la cocina típica. Comprometieron su apoyo a estos esfuerzos, organizaciones allí presentes como  la Asociación de Consumidores y Usuarios del Sur (CAS de Temuco), Valdivia (ACOVAL) y Osorno (COS); Alma-Zen, de venta directa de pequeños productores/consumidor (Concepción); la Cooperativa Verde de productores y consumidores (Región Metropolitana) y la Asociación de Ferias Libres ASOF,  representando a este sector de la cadena alimentaria.
Eliminar las plantaciones forestales
Otra demanda de las comunidades es la eliminación de las plantaciones forestales a gran escala, que contaminan y usurpan el agua y los territorios, impidiéndoles realizar su vocación agrícola y forzando la emigración a la ciudad.
En el taller, se recogió también el aporte de Redes socio-ambientales como la  Red de Acción por los Derechos Ambientales RADA (Araucanía); la Red de Soberanía Alimentaria y el Centro de Iniciativas Holísticas (CIHOL), ambos de la región de O´Higgins;  la Coordinadora de Economías Locales Campesinas (COELCA de Puerto Montt), el Colectivo Resiliencia (Región de Valparaíso), la Cosecha (Región de O´Higgins), y la Ecoagrupación Huelquén.
Organizaciones ambientales como OLCA,  la campaña Yo No Quiero Transgénicos en Chile, de capacitación como SODEM y la Academia Ciudadana, aportaron al debate junto a profesionales de la salud y el agro de las municipalidades de Quillota y Paillaco,  y a técnicos y agrónomos de las organizaciones y localidades.
Formación en Agroecología
La puesta en marcha de dos Institutos de Agroecología, impulsados respectivamente por ANAMURI en Chépica (región de O´Higgins) y por la Dirección de Desarrollo Rural de la Municipalidad de Paillaco (Región de Los Ríos) en el sector Lumaco, fue saludada con alegría por los asistentes..
Durante el taller, que contó con el apoyo de la Fundación Rosa Luxemburgo,  tuvo lugar el pre-lanzamiento de la primera edición en español del libro “Transgénicos: Mitos y Verdades” de Antoniou, Robinson y Fagan (Open Source), traducido y editado por RAP-Chile junto a editorial Quimantú.
Al cierre del evento, uno de los asistentes señaló  “Participaremos en los Comités Regionales de Agricultura Orgánica a que convoca el gobierno, pero ampliándolos con el sector Agroecológico, y sin perder nuestra propia autonomía como organizaciones en resistencia. Las leyes que necesitamos sólo podremos lograrlas a través del protagonismo y la movilización en todos los niveles, locales regionales y nacionales. De este encuentro hemos salido fortalecidos.”
4 de septiembre de 2014

lunes, junio 30, 2014

“En Chile la tortura es un crimen plenamente instalado en las prácticas policiales”


Sergio Grez, Medalla P. Alfonso Baeza





Comisión Etica Contra la Tortura demanda creación de mecanismos públicos de prevención y premia a luchadores sociales

Por Lucía Sepúlveda Ruiz

Tan sólo en los primeros seis meses del año, cuatro personas murieron por tortura en Chile a manos de carabineros. Haciendo caso omiso a las recomendaciones de organismos internacionales de derechos humanos, es la justicia militar y no la civil quien investiga estos crímenes contra civiles, denunció la Comisión Etica Contra la Tortura al conmemorar el pasado 29 de junio el Día Internacional de Víctimas de Tortura.

Tres de las cuatro muertes  ocurrieron al interior de un furgón policial: en Rancagua, murió Jorge Aravena Retamales (44 años), detenido el  18 de febrero,  encerrado por más de 7 horas en un furgón policial a una tórrida temperatura. En la comuna de Lo Espejo (RM), Camilo Zúñiga Chamorro (34 años) detenido el 6 de mayo, murió  al interior de un furgón de la 11° Comisaría de esa comuna. La versión oficial es que se suicidó “con los elásticos de su ropa interior”. Su madre, Patricia Chamorro declaró que, las heridas que presenta el cuerpo de su hijo, no fueron realizadas con elásticos”. En Copiapó, Bernardo Letelier Poblete (45 años), detenido el 14 de mayo, murió en el trayecto de 10 minutos realizado por el furgón policial entre su hogar y la Segunda Comisaría de esa ciudad. La versión oficial señala que se suicidó “con los cordones de sus zapatos”, cuestión que su  familia desmiente.
La cuarta víctima de tortura murió en un cuartel policial de Chile Chico (Aysén). Iván Victorino Vásquez (39 años), detenido el 2 de mayo  por Carabineros, perdió la vida  en dependencias de la 3ª. Comisaría local, luego de ser golpeado por la policía. También la versión inicial fue suicidio, mientras la familia de la víctima sostuvo que lo mataron a golpes “que es el trato que le dan en la comisaría a los pobres y los campesinos”.

Tratos inhumanos, crueles y degradantes
En Linares, el carabinero Marcos Antilef Quintulaf, detenido por sus colegas por protagonizar un accidente de tránsito, fue golpeado por ellos en el retén La Palmilla, denostado por ser mapuche e impedido de recibir atención médica oportuna. Antilef quedó parapléjico y  con fractura cervical.
En Santiago, antes de la visita a la cárcel de San Miguel, Luisa Toledo, la anciana y digna madre de los hermanos Vergara, cuya nieta Tamara está detenida allí, fue revisada en forma vejatoria por las gendarmes y obligada a realizar sentadillas, maltrato que es habitual en ese recinto.
En las torturas con resultado de muerte, excepto en el caso de Jorge Aravena (acusado de no pagar un consumo), las detenciones de las víctimas se practicaron por denuncias de episodios de violencia intrafamiliar.  

El lema de la Comisión Etica es que ninguna circunstancia justifica la tortura. “Estos muertos por tortura no eran estudiantes, ni líderes sociales, y sus casos no son noticia”, sostuvo Juana Aguilera, presidenta de la entidad de derechos humanos en el acto conmemorativo realizado en la Universidad Alberto Hurtado el 29 de junio. Ella hizo presente estos hechos ante el ministro de Justicia José Antonio Gómez, en otro acto realizado esa mañana en el Museo de La Memoria.


Demandas al gobierno
Agregó en su intervención que en Chile la tortura “no es un asunto del pasado ni concierne sólo a la dictadura; el hecho que aún muera gente de esta manera implica que la tortura es un crimen de lesa humanidad completamente instalado entre las prácticas policiales, que debe ser definitivamente erradicada. La profundización de la democracia y las garantías de mayores derechos, deben ir acompañadas del desafío de conformar fuerzas policiales y fuerzas armadas apartadas de las ideologías que construyen enemigos internos para encontrar sentido a su razón de ser. Ya es hora que los cuerpos armados de nuestro país dejen de ver a la ciudadanía como un sector a reprimir y donde la tortura es el instrumento a utilizar. También es necesario poner término al envío de soldados y policías a la Escuela de las Américas y el cierre de la base militar de Estados Unidos en Con-Cón, así como también, se requiere la derogación de las disposiciones legales y reglamentarias que establecen ´obediencia debida´, porque su mantención favorece la subsistencia de la aplicación de tortura por policías y militares.”

El ministro Gómez recibió de la Comisión Etica el crítico informe elaborado por la jurista francesa Mireille Fanon (Fundación Frantz Fanon) luego de su misión de observación a la zona mapuche que incluyó recorrer en mayo de este año las cárceles con presos políticos mapuche.

Al abrir el acto realizado por la CECT, Hervi Lara, coordinador y miembro fundador de la entidad,  que lleva 13 años luchando contra la tortura en Chile, dijo que esta permanece  “atenta a los avatares del devenir histórico, buscando verdad y justicia. La justicia es otra cara de la verdad.  Y la verdad es lo que da sentido de trascendencia al hombre.  Es lo que posibilita las grandes acciones y los espíritus grandes.  La mentira, en cambio, corroe las almas de los hombres.  Es necesario rebelarse frente a la falsedad que es presentada como  verdad. Porque tenemos el derecho a no ser silenciados y a tener presencia en la historia.   Es por eso que los poderosos quieren nuestro silencio.  Nosotros hablamos y seguiremos hablando contra el olvido, contra la muerte, por la memoria y por la vida. Nos negamos a morir la muerte del olvido.”
Fin de la desidia
 En la declaración pública dada a conocer el 29 de julio, la CECT sostuvo que las autoridades políticas, legislativas y judiciales no pueden seguir evadiendo la instalación de un mecanismo de prevención de la Tortura y la implementación de la Comisión Nacional de Prevención de la Tortura, así como instancias permanentes de calificación de las víctimas y archivos abiertos y públicos.
Señala que para que estos casos no sigan cayendo en la justicia militar y sean sancionados efectivamente,  es urgente adoptar la definición de tortura en  el Código Penal adecuándola a la Convención contra la Tortura y otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes.  

Reiteran asimismo la necesidad de derogar la disposición legal incluida en la Ley de Reparaciones de la Ley de Reparaciones Nº 19.992, que prohibió a los Tribunales de Justicia acceder a los testimonios entregados a la Comisión Valech, y el  Decreto Ley de Amnistía de 1978,  que obstaculiza la posibilidad de sancionar los crímenes de tortura cometidos entre el 11 de septiembre de 1973 y el 10 de marzo de 1978.

Derechos y deberes de la población penal 
La Comisión Etica rechaza los abusos de poder perpetrados por gendarmería en contra de familiares de presos, planteando la necesidad de  que exista una ley sobre derechos y deberes de la población penal, que permita terminar con esas prácticas de gendarmería de Chile que agregan más dolor al que ya viven esas familias.

Medallas  “P. Alfonso Baeza”
En el acto, la CECT homenajeó también la memoria del P. Alfonso Baeza,  fundador de la CECT y recordado sacerdote ligado indeleblemente a las luchas del pueblo en dictadura y en democracia. El P. Baeza falleció el año pasado. Una medalla que lleva su nombre distinguió a  seis luchadores sociales de hoy. Hubo así una medalla que visibiliza la lucha por el agua que se libra en  las secas tierras del norte, honrando el aporte de Barbara. La segunda medalla, entregada por Melissa Sepúlveda, presidenta de la FECH, fue para Claudio Escobar, formado en el Movimiento Contra la Tortura Sebastián Acevedo y creativo practicante de la no violencia activa. El es un ícono de todas las marchas de derechos humanos y causas justas, y acompaña hoy también las luchas del pueblo mapuche y ecológicas.
La tercera medalla la recibió Anita Goossens, laica belga de impecable trayectoria en defensa de los derechos humanos, iniciada en tiempos de dictadura junto a comunidades de base, caminando por poblaciones de la zona oeste y sur de Santiago. Ella  vive en La Legua Emergencia, luchando por los derechos de todos y todas, en especial de los niños. Marcos Cárdenas,  presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad Alberto Hurtado le entregó su medalla. La cuarta medalla fue entregada a Luis García Huidobro, ex jesuita que asumió un compromiso de vida con el pueblo mapuche y quien sostuvo que muchos lo merecían más que él. Se recordó el insólito despliegue que hizo recientemente el general Iván Bezmalinovic viajando en helicóptero a detenerlo.  La quinta medalla la recibió la periodista Lucía Sepúlveda Ruíz, por su aporte en la memoria y la reivindicación de los caídos,  y  su activismo en el tema de la semilla y la lucha contra la Ley Monsanto asumida por un amplio movimiento de resistencia contra los transgénicos y a favor de la soberanía alimentaria. La distinción se la entregaron a dúo Víctor Hugo Montoya, joven publicista, absuelto tras meses de prisión de la acusación de colocar bombas en un cuartel policial; y Alejandro Núñez, de las comunidades de base de la Población La Legua.
Premio a historiador Sergio Grez
El sexto galardonado fue el historiador Sergio Grez Toso, de vasta trayectoria académica, nutrida obra y gran compromiso social. Al recibir la distinción Grez manifestó que él entiende que la forma de levantar los derechos humanos hoy, es acompañar las luchas de los movimientos sociales, y en su caso él lo hace con el movimiento estudiantil y el pueblo mapuche. Recibió la medalla de manos de Fanny Dittborn, en representación de la familia del Padre Baeza.
Un aplaudido grupo de miembros del Coro de la Universidad Alberto Hurtado y el destacado cantor popular de La Legua Eduardo Muñoz aportaron la música en la actividad. Está claro que tal como escribió Víctor Heredia y coreó la audiencia el 29 de junio  “Todavía cantamos, todavía soñamos, todavía esperamos.”



Claudio Escobar, Anita Goosens, Lucía Sepúlveda













https://mail.google.com/mail/u/0/images/cleardot.gif




domingo, junio 22, 2014

Trafkintu en Santiago el 29 de junio: nuevo ciclo de la naturaleza y de las luchas

La campaña Yo No Quiero Transgénicos en Chile, la organización Ad Llallin de arte textil mapuche, y la Red de Acción en Plaguicidas RAP-Chile
​invitan a participar el domingo 29 de junio en un Intercambio de Semillas Libres de Patentes, Plaguicidas y Transgénicos, en Santiago. En su convocatoria señalan:

"Vamos a decirle a la tierra que la respetamos y que sabremos defender la semilla campesina e indígena de quienes pretenden violarla preparando leyes de apropiación y de expansión de los transgénicos al mercado interno por Monsanto y las transnacionales.
Lo hacemos en conjunto porque desde la perspectiva de los tejidos, AdLlallin rescata el saber en su dimensión social y comunitaria, y YNQT requiere que esos saberes antiguos sean tambi
​én​
parte de este proceso de impulso de una moratoria a los cultivos transgénicos.
El intercambio de semillas lo hacemos ahora porque acaba de comenzar el nuevo ciclo de la naturaleza. Y junto al sabio mapuche Armando Marileo, decimos: “¡Que comience con alegría este nuevo año (Küme ayiukonpape tüfachi we-tripantu)! porque este nuevo ciclo nos pertenece a todos aquellos seres que nacimos y cohabitamos en esta parte del planeta, humanos, semillas, plantas, animales, ríos, aves, entre otros.”



​Link al evento en Facebook:
https://www.facebook.com/events/1505596739656535/

viernes, junio 13, 2014

Descaro de Monsanto, Bayer y Mininco: se promocionan como protectores de las abejas!



En Estados Unidos Monsanto y Bayer llaman a celebrar “Semana de los Polinizadores” y en Los Angeles, Chile, la forestal Mininco hace convenio con apicultores para “repoblar” zona con las abejas
La campaña de relaciones públicas de las transanacionales responsables del fenómeno del Colapso Global de las Colmenas está a toda marcha en Estados Unidos pero también en Chile. 
http://ecowatch.com/2014/06/12/bee-killers-sponsor-national-pollinator-week-3-ways-they-kill/Bee Killers Sponsor National Pollinator Week (And 3 Ways They Are Killing Bees)
 por Alexis Baden-Mayer and Ronnie Cummins  de Organic Consumers Association
|

12 de  junio de 2014. El año 2007 el senado de Estados Unidos nombró una semana de junio como la Semana Nacional del Polinizador. Cada año el ministro de Agricultura firma una declaración de la semana Nacional del Polinizador. Como ha ido creciendo la preocupación acerca de la relación entre los agrotóxicos y la desaparición de las abejas y la mariposa monarca, la Semana del Polinizador se ha convertido en la Asociación del Polinizador. La Asociación del Polinizador es una entidad sin fines de lucro que se describe como “la más grande organización del mundo dedicada exclusivamente a la protección y promoción de los polinizadores y sus ecosistemas”.
Entre otros, Bayer y Monsanto, las mismas compañías que están matando a los polinizadores con los insecticidas y los transgénicos.
Esto forma parte de una campaña de relaciones públicas bien documentada, con muchos fondos y descarada, realizada por la industria de los plaguicidas para aparentar “preocupación” por la desaparición de las abejas y mariposas, mientras distraen la atención de la causa del problema, que son los productos que producen altas ganancias a Monsanto y Bayer.
Mejor volvamos a la Antigua Semana Nacional del Polinizador. Digamos la verdad sobre las conexiones entre los transgénicos de Monsanto, los insecticidas neonicotinoides de Bayer y el fenómeno global de la Desaparición de las Abejas.
In honor of Pollinator Week, share this article. And make plans to join a pollinators celebration that hasn’t been taken over by the agrichemical and biotech companies: Bee Against Monsanto’s Global Swarm to Save the Bees on Aug. 16. Comparte este artículo, y prep´´arese a participar en actividades que no hayan sido secuestradas por la industria de los agroquímicos y los transgénicos.  El 16 de Agosto habrá una actividad en ese sentido en Estados Unidos.
Monsanto y Bayer están matando las abejas de tres formas:
1.  Los cultivos transgénicos de Monsanto tolerantes al herbicida Roundup
El año 2000 los científicos descubrieron que los residues de transgénicos presents en el polen se pueden transferor a las abejas a través de sus sistemas digestivos.
Un destacado  investigador alemán, el zoologo Hans-Hinrich Kaatz, liberó abejas en un campo de canola (raps) transgénica, tolerante al herbicida Roundup. Luego alimentó a abejas más jóvenes con el polen de la canola y observó que las bacterias del estómago de las crías de abejas absorbieron los rasgos de los transgenes de la canola.
La investigación de Kaatz se hizo antes del fenómeno global de la Desaparición de las Colmenas de Abejas. Ese término, que se usa para nombrar la desaparición de las abejas de la colmena, no fue acuñado por los científicos hasta el año 2006.
Aunque aun no se había producido la masiva mortandad de abejas, la discusión de los hallazgos de Kaatz no se enfocó tanto en cómo los cultivos transgénicos de Monsanto, tolerantes al Roundup podían dañar a las abejas, sino enfatizó su percepción derivada de la investigación, acerca de que todos los tipos de bacteria podían contaminarse con genes transgénicos, incluyendo aquellos que viven en el aparato digestivo del ser humano. Los científicos advirtieron que esto tendría un impacto en el rol vital de las bacterias de ayudar al cuerpo humano a combatir las enfermedades y ayudar a la digestión. Peor aun, si el gen resistente al antibiótico que se usa en los cultivos transgénicos se traspasaba a las bacterias, podría causar infecciones humanas generando resistencia a los antibióticos.
Las advertencias fueron proféticas. El trabajo de Kaatz predijo la relación entre el aumento de la presencia de cultivos transgénicos de Monsanto en la dieta humana, y el aumento de problemas gastrointestinales, enfermedades del sistema inmunológica e infecciones resistentes a los antibióticos.
Sin darse cuenta, él también predijo como el creciente uso de los cultivos transgénicos de Monsanto darían lugar al fenómeno del Colapso de las Colonias de abejas.
When Colony Collapse Disorder hit in 2006, others picked up where Kaatz left off.
Cuando se desató el Colapso global en 2006, otros siguieron adelante a partir del trabajo de Kaatz.
En 2010, Terrence N. Ingram, apicultor con 55 años en el negocio, publicó un artículo en Mother Earth News que detallaba los problemas que había tenido desde que sus vecinos comenzaron a esparcir Roundup en su soya tolerante al herbicida, en 1996. El bajó su producción de miel de 15 toneladas al año, a cuatro.
“The bees never had a chance,” he wrote, “and all of the hives were dead before winter.”
Las abejas no tenían oportunidad”, escribió, “y todas las colmenas se murieron antes del invierno”.
En 2012 sus abejas desaparecieron mientras él estaba fuera. Esta vez no fue la fumigación de sus vecinos, fue el Departamento de Agricultura (IDA) del estado de Illinois. Bajo el pretexto que las colmenas de Ingram estaban infectadas con foulbrood, la agencia las destruyó para prevenir la expansión de la enfermedad.
Ingram creyó que la acción de IDA estaba relacionado en realidad con sus 15 años de investigación sobre el efecto del Roundup en las abejas. Sus sospechas crecieron por el hecho que el robo de IDA incluyó la colmena de una abeja reina que puede haber tenido una resistencia genética al Roundup.
 “Como sé que Monsanto y el Departamento de Agricultura comparten la misma cama, uno se tiene que preguntar si Monsanto estaba detrás del despojo para arruinar mi investigación que puede probar que efectivamente el Roundup estaba y está matando a las abejas”, declaró Ingram al reportero Tom Kokal de Prairie Advocate.
Ingram no ha logrado que le devuelvan las abejas. Pero su premise de que Roundup estaba matando sus abejas está encontrando apoyo.
Las sospechas publicadas en 2010 en el artículo  sobre Ingram en Mother Earth News, encontraron respaldo en la evidencia científica que se conoció en 2013, cuando el fitopatólogo Dr. Don Huber publicó un paper para el Centro para Investigación en Abejas que identifica el glifosato, el principal ingrediente del Roundup de Monsanto, como posible causa del fenómeno global de la Desaparición de las Colonias de Abejas.
Según Huber “La exposición, el daño fisológico y el impacto biológico del glifosato son consistentes con todas las condiciones conocidas relacionadas con el CCD. De todos los factores potenciales individufales implicados en CCD, glifosato es el único componente que se usa extensivamente en todo el mundo en los lugares en que hay CCD y los impacta a todos.”
2. Los cultivos transgénicos insecticidas Bt de Monsanto
En una investigación desarrollada entre 2001 y 2004, Hans-Hinrich Kaatz desarrolló otra investigación sobre el impacto de los cultivos transgénicos de Monsanto en las abejas. Esta vez, apuntó a los cultivos Bt que están manipulados genéticamente para producir insecticidas.
. Kaatz encontró que la toxica transgénica Bt no mataba a las abejas saludables.
Pero se dio cuenta que no todas las abejas de su experiment eran saludables. Sólo por casualidad, algunas de las abejas estuvieron simultáneamente expuestas a un parásito al mismo tiempo que fueron expuestas a la toxina transgénica. En ese grupo “hubo una baja significativamente importante en la cantidad de abejas”. Según Kaatz, las toxinas de la bacteria bt del maíz transgénico pueden haber “alterado la pared intestinal de las abejas, debilitando de tal forma a las abejas que permitieron la entrada de los parásitos”.
A raíz del efecto dañino que el polen de los cultivos Bt podía tener en las abejas, en 2012 el ministro de agricultura de Polonia, Marek Sawicki decretó la total prohibición del cultivo de maíz transgénico MON810, un cultivo transgénico Bt que es el único que se cultiva en la Unión Europea.
3. Las semillas transgénicas de Monsanto fueron tratadas con insecticidas de Bayer
Observando la ciencia, es difícil no preguntarse si Monsanto no estará matando a las abejas intencionalmente. Especialmente porque la compañía compró una empresa de investigación en abejas y propone el uso de la transgenia para enfrentar el fenómeno del Colapso Global de las Colmenas.
Ya es bastante malo que Monsanto produzca cultivos transgénicos que trastornan la salud estomacal de las abejas, haciéndolas más proclives a enfermarse. Pero aquí está la patada inicial: Monsanto también trata sus semillas transgénicas con un tipo de insecticidas sistémicos que es especialmente tóxico para las abejas.
Los insecticidas conocidos como neonicotinoides, o “neonics”, en abreviatura, son el arma humeante del fenómeno del Colapso Global de las Abejas. Las colmenas comenzaron a desaparecer en Estados Unidos un año después que la EPA autorizó el ingreso de estos nuevos insecticidas en el mercado, en 2004-2005.
Varios studios implican a los neonics en la mortandad de abejas. Los neonics son venenos neurológicos que desorientan a las abejas de modo que no pueden encontrar el camino de regreso a la colmena. También gatillan fallas en el sistema inmunológico, por lo cual las abejas son presa fácil de infecciones oportunistas. El año pasado, la Unión Europea emitió una prohibición de dos años para todos los neonics.
Monsanto trata sus semillas en forma rutinaria con neonics. A diferencia de las fumigaciones con insecticida, los tratamientas de semilla con neonics hacen que el insecticida se extienda a través de todas las células de la planta a medida que crece. El insecticida está presente y activo en el polen y el néctar de la planta.
Tome algo que es tóxico para las abejas, haga que esto crezca y se incorpore al polen y néctar de las plantas y usted tendrá una máquina de matar abejas.

Monsanto tiene un socio en este crimen. Es Bayer, la principal fabricante de insecticidas neonic, y también Syngenta, que junto con Bayer controlan el mercado de neonics. Ellos son SOCIOS en Pollinator.org, que forma parte de su campaña masiva de relaciones públicas para distraer y desinformar al público y a los tomadores de decisiones y lograr que no piensen que los plaguicidas podrían tener algo que ver con la muerte y destrucción de las abejas.
No podemos dejar que estas compañías controlen lo que el público de Estados Unidos sabe sobre el Colapso Mundial de las abejas. Hay que exponer su crimen y su encubrimiento en la Semana del Polinizador. Comparta este artículo y prepárese para participar en el  Global Swarm to Save the Bees   (Enjambre Global para Salvar las abejas) el próximo 16 de Agosto
Alexis Baden-Mayer es director de políticas de Organic Consumers Association. Ronnie Cummins es director nacional de la  Asociación de Consumidores Orgánicos Organic Consumers Association.
Traducción de
Lucía Sepúlveda Ruiz para Red de Acción en Plaguicidas RAP-Chile
 Y campaña Yo No Quiero Transgénicos en Chile
Fuente:
http://ecowatch.com/2014/06/12/bee-killers-sponsor-national-pollinator-week-3-ways-they-kill/Bee Killers Sponsor National Pollinator Week (And 3 Ways They Are Killing Bees)




¿Quiere participar en la Semana Nacional del Polinizador? Será la próxima semana, entre el 16 y el 22 de Junio. Y se la trae ni más ni menos que Monsanto y Bayer, entre otros  
New York March Against Monsanto. Glynnis Jones / Shutterstock.com
Marcha en York contra Monsanto. Glynnis Jones / Shutterstock.com
12 de  junio de 2014. El año 2007 el senado de Estados Unidos nombró una semana de junio como la Semana Nacional del Polinizador. Cada año el ministro de Agricultura firma una declaración de la semana Nacional del Polinizador. Como ha ido creciendo la preocupación acerca de la relación entre los agrotóxicos y la desaparición de las abejas y la mariposa monarca, la Semana del Polinizador se ha convertido en la Asociación del Polinizador. La Asociación del Polinizador es una entidad sin fines de lucro que se describe como “la más grande organización del mundo dedicada exclusivamente a la protección y promoción de los polinizadores y sus ecosistemas”.
Entre otros, Bayer y Monsanto, las mismas compañías que están matando a los polinizadores con los insecticidas y los transgénicos.
Esto forma parte de una campaña de relaciones públicas bien documentada, con muchos fondos y descarada, realizada por la industria de los plaguicidas para aparentar “preocupación” por la desaparición de las abejas y mariposas, mientras distraen la atención de la causa del problema, que son los productos que producen altas ganancias a Monsanto y Bayer.
Mejor volvamos a la Antigua Semana Nacional del Polinizador. Digamos la verdad sobre las conexiones entre los transgénicos de Monsanto, los insecticidas neonicotinoides de Bayer y el fenómeno global de la Desaparición de las Abejas.
In honor of Pollinator Week, share this article. And make plans to join a pollinators celebration that hasn’t been taken over by the agrichemical and biotech companies: Bee Against Monsanto’s Global Swarm to Save the Bees on Aug. 16. Comparte este artículo, y prep´´arese a participar en actividades que no hayan sido secuestradas por la industria de los agroquímicos y los transgénicos.  El 16 de Agosto habrá una actividad en ese sentido en Estados Unidos.
Monsanto y Bayer están matando las abejas de tres formas:
1.  Los cultivos transgénicos de Monsanto tolerantes al herbicida Roundup
El año 2000 los científicos descubrieron que los residues de transgénicos presents en el polen se pueden transferor a las abejas a través de sus sistemas digestivos.
Un destacado  investigador alemán, el zoologo Hans-Hinrich Kaatz, liberó abejas en un campo de canola (raps) transgénica, tolerante al herbicida Roundup. Luego alimentó a abejas más jóvenes con el polen de la canola y observó que las bacterias del estómago de las crías de abejas absorbieron los rasgos de los transgenes de la canola.
La investigación de Kaatz se hizo antes del fenómeno global de la Desaparición de las Colmenas de Abejas. Ese término, que se usa para nombrar la desaparición de las abejas de la colmena, no fue acuñado por los científicos hasta el año 2006.
Aunque aun no se había producido la masiva mortandad de abejas, la discusión de los hallazgos de Kaatz no se enfocó tanto en cómo los cultivos transgénicos de Monsanto, tolerantes al Roundup podían dañar a las abejas, sino enfatizó su percepción derivada de la investigación, acerca de que todos los tipos de bacteria podían contaminarse con genes transgénicos, incluyendo aquellos que viven en el aparato digestivo del ser humano. Los científicos advirtieron que esto tendría un impacto en el rol vital de las bacterias de ayudar al cuerpo humano a combatir las enfermedades y ayudar a la digestión. Peor aun, si el gen resistente al antibiótico que se usa en los cultivos transgénicos se traspasaba a las bacterias, podría causar infecciones humanas generando resistencia a los antibióticos.
Las advertencias fueron proféticas. El trabajo de Kaatz predijo la relación entre el aumento de la presencia de cultivos transgénicos de Monsanto en la dieta humana, y el aumento de problemas gastrointestinales, enfermedades del sistema inmunológica e infecciones resistentes a los antibióticos.
Sin darse cuenta, él también predijo como el creciente uso de los cultivos transgénicos de Monsanto darían lugar al fenómeno del Colapso de las Colonias de abejas.
When Colony Collapse Disorder hit in 2006, others picked up where Kaatz left off.
Cuando se desató el Colapso global en 2006, otros siguieron adelante a partir del trabajo de Kaatz.
En 2010, Terrence N. Ingram, apicultor con 55 años en el negocio, publicó un artículo en Mother Earth News que detallaba los problemas que había tenido desde que sus vecinos comenzaron a esparcir Roundup en su soya tolerante al herbicida, en 1996. El bajó su producción de miel de 15 toneladas al año, a cuatro.
“The bees never had a chance,” he wrote, “and all of the hives were dead before winter.”
Las abejas no tenían oportunidad”, escribió, “y todas las colmenas se murieron antes del invierno”.
En 2012 sus abejas desaparecieron mientras él estaba fuera. Esta vez no fue la fumigación de sus vecinos, fue el Departamento de Agricultura (IDA) del estado de Illinois. Bajo el pretexto que las colmenas de Ingram estaban infectadas con foulbrood, la agencia las destruyó para prevenir la expansión de la enfermedad.
Ingram creyó que la acción de IDA estaba relacionado en realidad con sus 15 años de investigación sobre el efecto del Roundup en las abejas. Sus sospechas crecieron por el hecho que el robo de IDA incluyó la colmena de una abeja reina que puede haber tenido una resistencia genética al Roundup.
 “Como sé que Monsanto y el Departamento de Agricultura comparten la misma cama, uno se tiene que preguntar si Monsanto estaba detrás del despojo para arruinar mi investigación que puede probar que efectivamente el Roundup estaba y está matando a las abejas”, declaró Ingram al reportero Tom Kokal de Prairie Advocate.
Ingram no ha logrado que le devuelvan las abejas. Pero su premise de que Roundup estaba matando sus abejas está encontrando apoyo.
Las sospechas publicadas en 2010 en el artículo  sobre Ingram en Mother Earth News, encontraron respaldo en la evidencia científica que se conoció en 2013, cuando el fitopatólogo Dr. Don Huber publicó un paper para el Centro para Investigación en Abejas que identifica el glifosato, el principal ingrediente del Roundup de Monsanto, como posible causa del fenómeno global de la Desaparición de las Colonias de Abejas.
Según Huber “La exposición, el daño fisológico y el impacto biológico del glifosato son consistentes con todas las condiciones conocidas relacionadas con el CCD. De todos los factores potenciales individufales implicados en CCD, glifosato es el único componente que se usa extensivamente en todo el mundo en los lugares en que hay CCD y los impacta a todos.”
2. Los cultivos transgénicos insecticidas Bt de Monsanto
In research from 2001-2004, Hans-Hinrich Kaatz conducted another investigation into the impact of Monsanto’s genetically engineered crops on honeybees. This time, he looked at “Bt crops” that have been genetically engineered to produce insecticide.
En una investigación desarrollada entre 2001 y 2004, Hans-Hinrich Kaatz desarrolló otra investigación sobre el impacto de los cultivos transgénicos de Monsanto en las abejas. Esta vez, apuntó a los cultivos Bt que están manipulados genéticamente para producir insecticidas.
. Kaatz encontró que la toxica transgénica Bt no mataba a las abejas saludables.
Pero se dio cuenta que no todas las abejas de su experiment eran saludables. Sólo por casualidad, algunas de las abejas estuvieron simultáneamente expuestas a un parásito al mismo tiempo que fueron expuestas a la toxina transgénica. En ese grupo “hubo una baja significativamente importante en la cantidad de abejas”. Según Kaatz, las toxinas de la bacteria bt del maíz transgénico pueden haber “alterado la pared intestinal de las abejas, debilitando de tal forma a las abejas que permitieron la entrada de los parásitos”.
A raíz del efecto dañino que el polen de los cultivos Bt podía tener en las abejas, en 2012 el ministro de agricultura de Polonia, Marek Sawicki decretó la total prohibición del cultivo de maíz transgénico MON810, un cultivo transgénico Bt que es el único que se cultiva en la Unión Europea.
3. Las semillas transgénicas de Monsanto fueron tratadas con insecticidas de Bayer
Observando la ciencia, es difícil no preguntarse si Monsanto no estará matando a las abejas intencionalmente. Especialmente porque la compañía compró una empresa de investigación en abejas y propone el uso de la transgenia para enfrentar el fenómeno del Colapso Global de las Colmenas.
Ya es bastante malo que Monsanto produzca cultivos transgénicos que trastornan la salud estomacal de las abejas, haciéndolas más proclives a enfermarse. Pero aquí está la patada inicial: Monsanto también trata sus semillas transgénicas con un tipo de insecticidas sistémicos que es especialmente tóxico para las abejas.
Los insecticidas conocidos como neonicotinoides, o “neonics”, en abreviatura, son el arma humeante del fenómeno del Colapso Global de las Abejas. Las colmenas comenzaron a desaparecer en Estados Unidos un año después que la EPA autorizó el ingreso de estos nuevos insecticidas en el mercado, en 2004-2005.
Varios studios implican a los neonics en la mortandad de abejas. Los neonics son venenos neurológicos que desorientan a las abejas de modo que no pueden encontrar el camino de regreso a la colmena. También gatillan fallas en el sistema inmunológico, por lo cual las abejas son presa fácil de infecciones oportunistas. El año pasado, la Unión Europea emitió una prohibición de dos años para todos los neonics.
Monsanto trata sus semillas en forma rutinaria con neonics. A diferencia de las fumigaciones con insecticida, los tratamientas de semilla con neonics hacen que el insecticida se extienda a través de todas las células de la planta a medida que crece. El insecticida está presente y activo en el polen y el néctar de la planta.
Tome algo que es tóxico para las abejas, haga que esto crezca y se incorpore al polen y néctar de las plantas y usted tendrá una máquina de matar abejas.
Monsanto has a partner in this crime. It’s Bayer, the main manufacturer of neonic insecticides, as well as Syngenta, who together with Bayer controls the neonic market. They’re partners in Pollinator.org, part of their massive public relations disinformation campaign to distract the public and policymakers from thinking that pesticides might have something to do with bee death and destruction.
Monsanto tiene un socio en este crimen. Es Bayer, la principal fabricante de insecticidas neonic, y también Syngenta, que junto con Bayer controlan el mercado de neonics. Ellos son SOCIOS en Pollinator.org, que forma parte de su campaña masiva de relaciones públicas para distraer y desinformar al público y a los tomadores de decisiones y lograr que no piensen que los plaguicidas podrían tener algo que ver con la muerte y destrucción de las abejas.
No podemos dejar que estas compañías controlen lo que el público de Estados Unidos sabe sobre el Colapso Mundial de las abejas. Hay que exponer su crimen y su encubrimiento en la Semana del Polinizador. Comparta este artículo y prepárese para participar en el  Global Swarm to Save the Bees   (Enjambre Global para Salvar las abejas) el próximo 16 de Agosto
Alexis Baden-Mayer es director de políticas de Organic Consumers Association. Ronnie Cummins es director nacional de la  Asociación de Consumidores Orgánicos Organic Consumers Association.
Traducción de
Lucía Sepúlveda Ruiz para Red de Acción en Plaguicidas RAP-Chile
 Y campaña Yo No Quiero Transgénicos en Chile
Fuente:
http://ecowatch.com/2014/06/12/bee-killers-sponsor-national-pollinator-week-3-ways-they-kill/Bee Killers Sponsor National Pollinator Week (And 3 Ways They Are Killing Bees)