viernes, octubre 10, 2014

Se calienta el debate sobre transgénicos: lanzan libro sobre mitos y verdades




 Un libro escrito por científicos, que derriba los mitos sobre los transgénicos propalados por la industria biotecnológica, será presentado en Santiago el 14 de octubre por La Red de Acción en Plaguicidas RAP-Chile y la campaña Yo No Quiero Transgénicos. La obra "Transgénicos: Mitos y Verdades", de Michael Antoniou, Claire Robinson y John Fagan será lanzada a las 18.30  en el Café Literario del Parque Balmaceda ubicado en Providencia 410.  En forma recurrente personeros de Monsanto y la industria biotecnológica sostienen que las posturas anti-transgénicos difundidas en las redes sociales carecen de base científica. Este libro demuestra todo lo contrario.
 La obra, editada por Quimantú y RAP-Chile, y traducida por Lucía Sepúlveda, será presentada por  Camilo Rodríguez Beltrán, master en ciencias post-genómicas y  Director de Innovación de la  Facultad de Ingeniería de la Universidad del Desarrollo, junto al agrónomo Guillermo Riveros, presidente de BioBio Orgánico, María Elena Rozas coordinadora nacional  de  RAP-Chile y la editorial Quimantú.  Habrá música, con  Natalia Contesse y  un vino de honor, que se garantiza ha sido producido “sin agrotóxicos ni transgénicos”. La actividad se enmarca en el llamado a la acción lanzado por Vandana Shiva http://seedfreedom.in/events/lanzamiento-en-chile-del-libro-transgenicos-mitos-y-verdades/  y la Vía Campesina, en defensa de la Semilla, al acercarnos al Día Mundial de la Alimentación, el próximo 16 de octubre  http://viacampesina.org/es/index.php/temas-principales-mainmenu-27/soberanalimentary-comercio-mainmenu-38/2267-16-de-octubre-dia-de-accion-global-por-la-soberania-alimentaria-en-contra-las-corporaciones-transnacionales
 El libro “Transgénicos: Mitos y Verdades”  (título original: GMOS Myths and Truths),  examina las proclamas sobre seguridad y eficacia de los cultivos manipulados genéticamente. Fue publicado originalmente en forma virtual por Earth OpenSource, en 2012. Michael Antoniou, uno de los autores, es biotecnólogo en el King’s College London School of Medicine, de Londres. Claire Robinson es directora de investigación de Earth Open Source y editora de GMWatch, y John Fagan es médico y biólogo molecular, experto en bioseguridad y certificación de transgénicos. Lucía Sepúlveda Ruiz, la traductora, es periodista de la Red de Acción en Plaguicidas Chile, y vocera de la campaña Yo No Quiero Transgénicos en Chile. El libro es de la Editorial Quimantú y se distribuirá a las comunidades y organizaciones de todo el país.
 Un tema censurado
Sin importar si viven en el campo o en la ciudad, muy pocos chilenos y chilenas saben de qué hablamos cuando hablamos de transgénicos. No existe en nuestro país ningún libro que aborde el tema con esta profundidad y actualidad. Científicos y ciudadanos discuten globalmente con intensidad acerca de los cultivos transgénicos.  Pero en Chile este debate no es tal y sólo se publican  los comunicados de relaciones públicas de las empresas transnacionales vinculadas a este lucrativo y dañino negocio, que son grandes avisadores en los medios  de comunicación.
 El prólogo del libro se ocupa del caso chileno, sosteniendo que aún estamos a tiempo para detener los cultivos transgénicos. Entrega información al día sobre los semilleros transgénicos, sus negativos impactos, el apoyo del Estado a este tipo de cultivos y las regiones más dañadas por el impacto combinado de plaguicidas y transgénicos. También analiza las iniciativas legales vinculadas directa o indirectamente a los transgénicos, como el proyecto de “Ley Monsanto” y el de Bioseguridad/Transgénicos, pronunciándose a favor de una moratoria a los cultivos transgénicos y etiquetado a los alimentos que lo contienen.
  En siete capítulos esta obra (323 páginas e ilustraciones) aborda los aspectos centrales relacionados con el debate de los transgénicos, con un lenguaje preciso y accesible a todo público.  Derriba uno a uno los mitos planteados por los amigos de los transgénicos, entre ellos dos de los más difundidos por esa propaganda: que  la ingeniería genética no es más que una extensión del mejoramiento natural y que la manipulación genética es precisa y los resultados son predecibles.
Con argumentos sólidos demuestra  que  la manipulación genética es muy diferente del mejoramiento natural, presenta riesgos específicos, y además es tosca e imprecisa, por lo cual sus resultados son impredecibles.
El efecto crónico
 En los primeros capítulos encontramos la explicación rigurosa y didáctica de la técnica de manipulación genética, para luego enfocarse en el tema desde la ciencia y los reguladores que toman decisiones al respecto en cada país, y en el capítulo tres, analizar los riesgos para la salud planteados por los alimentos transgénicos. En este capítulo, sin duda uno de los más polémicos e importantes de la obra,  se incluye un apéndice actualizado a 2014, referido al estudio del investigador francés Gilles-Eric Séralini sobre el efecto crónico de la alimentación con maíz transgénico y herbicida Roundup, que ha sido objeto de un intenso debate académico y ciudadano.  El capítulo siguiente se refiere al herbicida glifosato (nombre comercial Roundup) de Monsanto, el más utilizado en el mundo y Chile, examinando los peligros que presenta para  la salud. Los tres últimos capítulos se refieren a los impactos en el campo y el ambiente de los cultivos transgénicos; al cambio climático y el uso de la energía y al dilema planteado frente a la necesidad de que la agricultura pueda alimentar efectivamente al mundo. Señala claramente de qué forma se puede lograr aquello.  Cada uno de los siete capítulos, incluye notas con referencia a fuentes de los estudios científicos más relevantes. A modo de ejemplo, el capítulo 5 tiene 191 notas con sus respectivas fuentes.
“Mitos y Verdades” está dirigido a los más amplios sectores de la sociedad y grupos de interés, incluidos parlamentarios y funcionarios que toman decisiones de políticas públicas. Constituye un hito importante en el debate de las políticas públicas relacionadas con la agricultura y la alimentación y  apunta a  develar las falsedades que las corporaciones agrobiotecnológicas  que lucran con las semillas manipuladas genéticamente, difunden en Chile y en  todo el mundo. 


jueves, octubre 09, 2014

Martes 14: Lanzan Transgénicos.Mitos y Verdades


L​
a Red de Acción en Plaguicidas RAP-Chile y la campaña Yo No Quiero Transgénicos en Chile invitan a Ud. a participar  el martes 14 de octubre, a las 18.30  horas,  en el lanzamiento de la primera versión en español del libro "Transgénicos: Mitos y Verdades", de Michael Antoniou, Claire Robinson y John Fagan. La actividad se realizará en el Café Literario del Parque Balmaceda ubicado en Providencia 410, frente a Condell (metro Salvador).  La obra, editada por Quimantú y RAP-Chile, y traducida por Lucía Sepúlveda, será presentada por  Camilo Rodríguez Beltrán, M. Sc. en Ciencias Post-Genómicas, Director de Innovación de la  Facultad de Ingeniería de la Universidad del Desarrollo, junto al agrónomo Guillermo Riveros, presidente de BioBio Orgánico, María Elena Rozas coordinadora nacional  de  RAP-Chile y la editorial Quimantú.  La cantautora Natalia Contesse interpretará "Que me entierren con semilla", en adhesión a nuestra campaña. Compartiremos también un vino de honor, producido sin agrotóxicos ni transgénicos. 
RSVP al fono 90023729  o a secretaria@rapal.cl        Acceso libre

viernes, septiembre 26, 2014

En la U de Chile lanzan el 2 de octubre "Miguel Enríquez , un nombre en las estrellas", de Mario Amorós



Se cumplen 40 años de la muerte de Miguel Enríquez en el combate desigual de la calle Santa Fe. Aquel 5 de octubre de 1974 el secretario general del MIR cayó acribillado por las balas de la DINA después de resistir solo durante más de una hora. Moría un muchacho de 30 años, un joven que abandonó su vocación de médico para consagrar su vida a la utopía revolucionaria. Derramaba su sangre sobre la tierra chilena el hijo de don Edgardo y doña Raquel. Aquel 5 de octubre nacía también el mito de Miguel Enríquez, el combatiente que simbolizó el valor de la resistencia en el momento más terrible de la represión, cuando la DINA operaba con absoluta impunidad y crueldad, cuando el terror paralizaba a la sociedad chilena
Esta biografía histórica revisa toda su trayectoria política y personal a través de los testimonios de las dieciocho personas entrevistadas por el autor (su hermana Inés, Andrés Pascal Allende, Carmen Castillo, Manuela Gumucio, Belisario Velasco, Jacques Chonchol, Marco Enríquez-Ominami, Carlos Ominami…); pero también examinando la documentación generada por el MIR, de sus discursos y sus entrevistas de prensa; e incluye una amplia bibliografía y también de las más de mil páginas que acumula la investigación judicial sobre su muerte que el ministro Mario Carroza instruye desde noviembre de 2012 y en la que han declarado tanto los dos supervivientes (Carmen Castillo y Humberto Sotomayor) como los principales agentes de la DINA involucrados.
A partir de abundante documentación inédita, el libro recorre su infancia en Concepción, su época escolar, las primeras amistades, los años en la Universidad, su participación en la fundación del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) en agosto de 1965, su elección como secretario general el 8 de diciembre de 1967 y su labor, junto con sus compañeros, para transformar un pequeño partido en un movimiento político y social que fue parte del intento de construcción del socialismo entre 1970 y 1973 y que, después del golpe de Estado del 11 de septiembre, intentó unir a todas las fuerzas democráticas en la Resistencia. El relato de lo sucedido el 5 de octubre de 1974 alcanza en estas páginas su mayor cota de precisión, con varios testimonios hasta ahora desconocidos.


Este libro relata la vida de un hombre que junto con muchos y muchas intentó cambiar el curso de la Historia en favor del pueblo. Dio su vida por ello. Y no fue en vano. Poco a poco, lo vamos logrando en América Latina y, como Eduardo Galeano advirtió en una ocasión, ‘no caminamos en el aire, sino sobre las huellas de los compañeros caídos’. Caminamos sobre las huellas del Che. Sobre las huellas de Miguel. Por eso les digo, como proclamara Miguel Enríquez en el Teatro Caupolicán el 12 de julio de 1973: ‘¡Adelante con todas las fuerzas de la Historia!’
Del Prólogo del Presidente Evo Morales


El lanzamiento tendrá lugar el jueves 2 de octubre, a las 19 horas, en el Salón de Honor de la Casa Central de la Universidad de Chile y contará con las intervenciones del rector Ennio Vivaldi, la periodista Faride Zerán, el diputado Gabriel Boric, el histórico dirigente del MIR Andrés Pascal Allende, Marco Enríquez-Ominami y Mario Amorós. Presentará el acto el periodista Sergio Campos.
Miguel Enríquez. Un nombre en las estrellas. Biografía de un revolucionario ya está disponible en librerías.

- Mario Amorós (Alicante, 1973) es doctor en Historia por la Universidad de Barcelona y periodista. Destacado especialista en la evolución de Chile en el siglo XX, ha impartido conferencias en universidades europeas y americanas y es miembro del Comité Asesor de la Cátedra de Memoria Histórica del Siglo XX de la Universidad Complutense de Madrid.
Con Ediciones B ha publicado también Sombras sobre Isla Negra. La misteriosa muerte de Pablo Neruda (2012) y Allende. La biografía (2013), con ediciones también en España y Venezuela y distribución en Uruguay y México.

jueves, septiembre 04, 2014

La respuesta campesina e indígena a la nueva “Ley Monsanto” de Bachelet y ministro Furche


Por Lucía Sepúlveda Ruiz

Un representativo grupo de comunidades campesinas e indígenas y de profesionales del agro y la salud se reunió en Santiago el pasado 7 de agosto en el taller “Comunidades, Agroecología y Políticas Públicas”. “Necesitamos políticas públicas generadas desde las bases campesinas,  mediante consultas vinculantes, para poder avanzar en la agroecología y la agricultura orgánica” señala la conclusión general de  los miembros de 43 organizaciones venidos de Arica a Coyhaique. Las comunidades exigen que el Estado dé prioridad a la relación con los pequeños productores y oriente su esfuerzo hacia  las economías locales, vez de seguir apoyando el uso de insumos altamente contaminantes y  los agronegocios orientados a la exportación.  Asumen que una  Asamblea Constituyente aseguraría estos cambios, pues se requiere instalar en una nueva Constitución el concepto de soberanía alimentaria: el derecho a decidir qué producimos y cómo, de acuerdo a nuestra cultura y necesidades.
En dirección opuesta a estos planteamientos, el ministro de agricultura,  Carlos Furche acaba de anunciar el relanzamiento de la Ley de Obtentores (“Ley Monsanto”), y el inicio de una ronda de reuniones en  las que “informará”  acerca de los cambios al proyecto de ley. 
Ley de protección de la semilla campesina
Las comunidades campesinas, reunidas en el Hogar del Maestro, ahora coordinadas en red y apoyadas por organizaciones sociales y ambientales,  rechazan cualquier nueva Ley de Obtentores porque el objetivo de esa ley, es promulgar el nocivo Convenio UPOV 91, nefasto para la agricultura familiar campesina.  Proponen en cambio  que el Estado legisle a favor de la producción y venta de semillas nativas/tradicionales que ellos y ellas usan, y poner fin a  la imposición por las entidades del agro (INDAP vía Prodesal y PDTI),  de paquetes tecnológicos  con agrotóxicos y semillas híbridas (“mejoradas” de alto precio), registradas por los obtentores. La visión de los asistentes es que las leyes y normativas actuales están hechas para desalentar la producción y venta de alimentos sanos. El sistema de compras públicas excluye a los productores orgánicos y agroecológicos y para vender se exigen  resoluciones sanitarias inadecuadas a la realidad local, y  costosas certificaciones obligatorias.
Así lo expresaron en la jornada con mucha fuerza, entre otros, organizaciones campesinas y/o locales como la Comunidad de Agricultores de Aguas del Canal Azapa (Arica); la Asamblea por el Agua de Guasco Alto; el grupo Juvenil Paz y Progreso (Melipilla), la Asociación de Mujeres La Esperanza; y la Federación Campesina El Carmen (de Ñuble); la  Red de Turismo mapuche de Likanray, el colectivo MapuExpress  y la Red de Semillas Libres del Wallmapu. Cuidadores y cuidadoras de semillas locales del norte, centro y sur del país, que rescatan variedades de tomates, paltas, arvejas, uvas,  ilustraban “en vivo” la importancia de la hoy escasa semilla, para el ciclo de la vida y para la producción campesina.
Ley de Prohibición de plaguicidas
La asamblea plenaria concordó además que se requiere una ley que prohíba los plaguicidas altamente  peligrosos y los insecticidas neonicotinoides,  responsables de la muerte de abejas, aspecto al que contribuyó especialmente  la Red Nacional Apícola, partícipe del encuentro. El taller se había iniciado con exposiciones y debate sobre políticas públicas preventivas en salud y los negativos impactos de los agrotóxicos en el ambiente y la salud de los seres humanos, a cargo de  la doctora Clelia Vallebuona del Departamento de Epidemiología del Ministerio de Salud y de María Elena Rozas, de RAP-Chile.  También se abordaron los peligros representados por la “Ley Monsanto” y la posible expansión de los cultivos transgénicos al mercado interno.
Ley de Moratoria a los transgénicos
En las conclusiones se sostuvo que es imperativo que el Congreso apruebe una ley de moratoria a los cultivos transgénicos y a los semilleros de exportación, y  lograr que los alimentos procesados fabricados con transgénicos sean etiquetados.  
Este tema estuvo en el centro de la preocupación de las asociaciones y redes de agricultores orgánicos presentes, entre ellas BioBio orgánico, una de las organizaciones fundadoras de la campaña Yo No Quiero Transgénicos en Chile. En el taller participaron también asociaciones de las regiones de Valparaíso, Los Ríos y Los Lagos, así como Chiloé Orgánico, la Asociación de Productores Orgánicos de Paillaco, y Tierra Viva, pionera del movimiento orgánico en Chile.
Dirigentas nacionales de la Asociación Nacional de Mujeres Rurales e Indígenas (ANAMURI) expusieron y contribuyeron sustantivamente a esta discusión en defensa de la semilla, en la que hubo también lideresas de Curicó, Vichuquén, Quellón, Puerto Montt, y Coyhaique.
Se contó además con la visión entregada por miembros de capítulos chilenos de organizaciones internacionales como la  Red de Semillas Libres, que se está extendiendo en diversas regiones de Chile, abarcando a jóvenes rurales y urbanos;  Slow Food; RAP-AL, CLOC/Vía Campesina, Pacto Mundial Consciente, y el movimiento de la Permacultura.
Ciencia con ética
La doctora Liliana Zúñiga, de la Facultad de Medicina de la Universidad Católica del Norte (Coquimbo), integrante del movimiento “Más Ciencia para Chile”, resumió dos de sus importantes investigaciones sobre impactos de los plaguicidas, y sobre biomonitorización en la región de Coquimbo, dejando en claro que “aún hay científicos con ética que deseamos hacer ciencia que ayude a las comunidades”.
Por su parte los asistentes se comprometieron a impulsar y promover las ferias itinerantes y estacionales, la certificación autónoma y participativa;  la recuperación y extensión de  prácticas tradicionales como el intercambio de semillas, el trueque, y la cocina típica. Comprometieron su apoyo a estos esfuerzos, organizaciones allí presentes como  la Asociación de Consumidores y Usuarios del Sur (CAS de Temuco), Valdivia (ACOVAL) y Osorno (COS); Alma-Zen, de venta directa de pequeños productores/consumidor (Concepción); la Cooperativa Verde de productores y consumidores (Región Metropolitana) y la Asociación de Ferias Libres ASOF,  representando a este sector de la cadena alimentaria.
Eliminar las plantaciones forestales
Otra demanda de las comunidades es la eliminación de las plantaciones forestales a gran escala, que contaminan y usurpan el agua y los territorios, impidiéndoles realizar su vocación agrícola y forzando la emigración a la ciudad.
En el taller, se recogió también el aporte de Redes socio-ambientales como la  Red de Acción por los Derechos Ambientales RADA (Araucanía); la Red de Soberanía Alimentaria y el Centro de Iniciativas Holísticas (CIHOL), ambos de la región de O´Higgins;  la Coordinadora de Economías Locales Campesinas (COELCA de Puerto Montt), el Colectivo Resiliencia (Región de Valparaíso), la Cosecha (Región de O´Higgins), y la Ecoagrupación Huelquén.
Organizaciones ambientales como OLCA,  la campaña Yo No Quiero Transgénicos en Chile, de capacitación como SODEM y la Academia Ciudadana, aportaron al debate junto a profesionales de la salud y el agro de las municipalidades de Quillota y Paillaco,  y a técnicos y agrónomos de las organizaciones y localidades.
Formación en Agroecología
La puesta en marcha de dos Institutos de Agroecología, impulsados respectivamente por ANAMURI en Chépica (región de O´Higgins) y por la Dirección de Desarrollo Rural de la Municipalidad de Paillaco (Región de Los Ríos) en el sector Lumaco, fue saludada con alegría por los asistentes..
Durante el taller, que contó con el apoyo de la Fundación Rosa Luxemburgo,  tuvo lugar el pre-lanzamiento de la primera edición en español del libro “Transgénicos: Mitos y Verdades” de Antoniou, Robinson y Fagan (Open Source), traducido y editado por RAP-Chile junto a editorial Quimantú.
Al cierre del evento, uno de los asistentes señaló  “Participaremos en los Comités Regionales de Agricultura Orgánica a que convoca el gobierno, pero ampliándolos con el sector Agroecológico, y sin perder nuestra propia autonomía como organizaciones en resistencia. Las leyes que necesitamos sólo podremos lograrlas a través del protagonismo y la movilización en todos los niveles, locales regionales y nacionales. De este encuentro hemos salido fortalecidos.”
4 de septiembre de 2014

lunes, junio 30, 2014

“En Chile la tortura es un crimen plenamente instalado en las prácticas policiales”


Sergio Grez, Medalla P. Alfonso Baeza





Comisión Etica Contra la Tortura demanda creación de mecanismos públicos de prevención y premia a luchadores sociales

Por Lucía Sepúlveda Ruiz

Tan sólo en los primeros seis meses del año, cuatro personas murieron por tortura en Chile a manos de carabineros. Haciendo caso omiso a las recomendaciones de organismos internacionales de derechos humanos, es la justicia militar y no la civil quien investiga estos crímenes contra civiles, denunció la Comisión Etica Contra la Tortura al conmemorar el pasado 29 de junio el Día Internacional de Víctimas de Tortura.

Tres de las cuatro muertes  ocurrieron al interior de un furgón policial: en Rancagua, murió Jorge Aravena Retamales (44 años), detenido el  18 de febrero,  encerrado por más de 7 horas en un furgón policial a una tórrida temperatura. En la comuna de Lo Espejo (RM), Camilo Zúñiga Chamorro (34 años) detenido el 6 de mayo, murió  al interior de un furgón de la 11° Comisaría de esa comuna. La versión oficial es que se suicidó “con los elásticos de su ropa interior”. Su madre, Patricia Chamorro declaró que, las heridas que presenta el cuerpo de su hijo, no fueron realizadas con elásticos”. En Copiapó, Bernardo Letelier Poblete (45 años), detenido el 14 de mayo, murió en el trayecto de 10 minutos realizado por el furgón policial entre su hogar y la Segunda Comisaría de esa ciudad. La versión oficial señala que se suicidó “con los cordones de sus zapatos”, cuestión que su  familia desmiente.
La cuarta víctima de tortura murió en un cuartel policial de Chile Chico (Aysén). Iván Victorino Vásquez (39 años), detenido el 2 de mayo  por Carabineros, perdió la vida  en dependencias de la 3ª. Comisaría local, luego de ser golpeado por la policía. También la versión inicial fue suicidio, mientras la familia de la víctima sostuvo que lo mataron a golpes “que es el trato que le dan en la comisaría a los pobres y los campesinos”.

Tratos inhumanos, crueles y degradantes
En Linares, el carabinero Marcos Antilef Quintulaf, detenido por sus colegas por protagonizar un accidente de tránsito, fue golpeado por ellos en el retén La Palmilla, denostado por ser mapuche e impedido de recibir atención médica oportuna. Antilef quedó parapléjico y  con fractura cervical.
En Santiago, antes de la visita a la cárcel de San Miguel, Luisa Toledo, la anciana y digna madre de los hermanos Vergara, cuya nieta Tamara está detenida allí, fue revisada en forma vejatoria por las gendarmes y obligada a realizar sentadillas, maltrato que es habitual en ese recinto.
En las torturas con resultado de muerte, excepto en el caso de Jorge Aravena (acusado de no pagar un consumo), las detenciones de las víctimas se practicaron por denuncias de episodios de violencia intrafamiliar.  

El lema de la Comisión Etica es que ninguna circunstancia justifica la tortura. “Estos muertos por tortura no eran estudiantes, ni líderes sociales, y sus casos no son noticia”, sostuvo Juana Aguilera, presidenta de la entidad de derechos humanos en el acto conmemorativo realizado en la Universidad Alberto Hurtado el 29 de junio. Ella hizo presente estos hechos ante el ministro de Justicia José Antonio Gómez, en otro acto realizado esa mañana en el Museo de La Memoria.


Demandas al gobierno
Agregó en su intervención que en Chile la tortura “no es un asunto del pasado ni concierne sólo a la dictadura; el hecho que aún muera gente de esta manera implica que la tortura es un crimen de lesa humanidad completamente instalado entre las prácticas policiales, que debe ser definitivamente erradicada. La profundización de la democracia y las garantías de mayores derechos, deben ir acompañadas del desafío de conformar fuerzas policiales y fuerzas armadas apartadas de las ideologías que construyen enemigos internos para encontrar sentido a su razón de ser. Ya es hora que los cuerpos armados de nuestro país dejen de ver a la ciudadanía como un sector a reprimir y donde la tortura es el instrumento a utilizar. También es necesario poner término al envío de soldados y policías a la Escuela de las Américas y el cierre de la base militar de Estados Unidos en Con-Cón, así como también, se requiere la derogación de las disposiciones legales y reglamentarias que establecen ´obediencia debida´, porque su mantención favorece la subsistencia de la aplicación de tortura por policías y militares.”

El ministro Gómez recibió de la Comisión Etica el crítico informe elaborado por la jurista francesa Mireille Fanon (Fundación Frantz Fanon) luego de su misión de observación a la zona mapuche que incluyó recorrer en mayo de este año las cárceles con presos políticos mapuche.

Al abrir el acto realizado por la CECT, Hervi Lara, coordinador y miembro fundador de la entidad,  que lleva 13 años luchando contra la tortura en Chile, dijo que esta permanece  “atenta a los avatares del devenir histórico, buscando verdad y justicia. La justicia es otra cara de la verdad.  Y la verdad es lo que da sentido de trascendencia al hombre.  Es lo que posibilita las grandes acciones y los espíritus grandes.  La mentira, en cambio, corroe las almas de los hombres.  Es necesario rebelarse frente a la falsedad que es presentada como  verdad. Porque tenemos el derecho a no ser silenciados y a tener presencia en la historia.   Es por eso que los poderosos quieren nuestro silencio.  Nosotros hablamos y seguiremos hablando contra el olvido, contra la muerte, por la memoria y por la vida. Nos negamos a morir la muerte del olvido.”
Fin de la desidia
 En la declaración pública dada a conocer el 29 de julio, la CECT sostuvo que las autoridades políticas, legislativas y judiciales no pueden seguir evadiendo la instalación de un mecanismo de prevención de la Tortura y la implementación de la Comisión Nacional de Prevención de la Tortura, así como instancias permanentes de calificación de las víctimas y archivos abiertos y públicos.
Señala que para que estos casos no sigan cayendo en la justicia militar y sean sancionados efectivamente,  es urgente adoptar la definición de tortura en  el Código Penal adecuándola a la Convención contra la Tortura y otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes.  

Reiteran asimismo la necesidad de derogar la disposición legal incluida en la Ley de Reparaciones de la Ley de Reparaciones Nº 19.992, que prohibió a los Tribunales de Justicia acceder a los testimonios entregados a la Comisión Valech, y el  Decreto Ley de Amnistía de 1978,  que obstaculiza la posibilidad de sancionar los crímenes de tortura cometidos entre el 11 de septiembre de 1973 y el 10 de marzo de 1978.

Derechos y deberes de la población penal 
La Comisión Etica rechaza los abusos de poder perpetrados por gendarmería en contra de familiares de presos, planteando la necesidad de  que exista una ley sobre derechos y deberes de la población penal, que permita terminar con esas prácticas de gendarmería de Chile que agregan más dolor al que ya viven esas familias.

Medallas  “P. Alfonso Baeza”
En el acto, la CECT homenajeó también la memoria del P. Alfonso Baeza,  fundador de la CECT y recordado sacerdote ligado indeleblemente a las luchas del pueblo en dictadura y en democracia. El P. Baeza falleció el año pasado. Una medalla que lleva su nombre distinguió a  seis luchadores sociales de hoy. Hubo así una medalla que visibiliza la lucha por el agua que se libra en  las secas tierras del norte, honrando el aporte de Barbara. La segunda medalla, entregada por Melissa Sepúlveda, presidenta de la FECH, fue para Claudio Escobar, formado en el Movimiento Contra la Tortura Sebastián Acevedo y creativo practicante de la no violencia activa. El es un ícono de todas las marchas de derechos humanos y causas justas, y acompaña hoy también las luchas del pueblo mapuche y ecológicas.
La tercera medalla la recibió Anita Goossens, laica belga de impecable trayectoria en defensa de los derechos humanos, iniciada en tiempos de dictadura junto a comunidades de base, caminando por poblaciones de la zona oeste y sur de Santiago. Ella  vive en La Legua Emergencia, luchando por los derechos de todos y todas, en especial de los niños. Marcos Cárdenas,  presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad Alberto Hurtado le entregó su medalla. La cuarta medalla fue entregada a Luis García Huidobro, ex jesuita que asumió un compromiso de vida con el pueblo mapuche y quien sostuvo que muchos lo merecían más que él. Se recordó el insólito despliegue que hizo recientemente el general Iván Bezmalinovic viajando en helicóptero a detenerlo.  La quinta medalla la recibió la periodista Lucía Sepúlveda Ruíz, por su aporte en la memoria y la reivindicación de los caídos,  y  su activismo en el tema de la semilla y la lucha contra la Ley Monsanto asumida por un amplio movimiento de resistencia contra los transgénicos y a favor de la soberanía alimentaria. La distinción se la entregaron a dúo Víctor Hugo Montoya, joven publicista, absuelto tras meses de prisión de la acusación de colocar bombas en un cuartel policial; y Alejandro Núñez, de las comunidades de base de la Población La Legua.
Premio a historiador Sergio Grez
El sexto galardonado fue el historiador Sergio Grez Toso, de vasta trayectoria académica, nutrida obra y gran compromiso social. Al recibir la distinción Grez manifestó que él entiende que la forma de levantar los derechos humanos hoy, es acompañar las luchas de los movimientos sociales, y en su caso él lo hace con el movimiento estudiantil y el pueblo mapuche. Recibió la medalla de manos de Fanny Dittborn, en representación de la familia del Padre Baeza.
Un aplaudido grupo de miembros del Coro de la Universidad Alberto Hurtado y el destacado cantor popular de La Legua Eduardo Muñoz aportaron la música en la actividad. Está claro que tal como escribió Víctor Heredia y coreó la audiencia el 29 de junio  “Todavía cantamos, todavía soñamos, todavía esperamos.”



Claudio Escobar, Anita Goosens, Lucía Sepúlveda













https://mail.google.com/mail/u/0/images/cleardot.gif